A mí también me tembló

Tembló y tembló muy fuerte en México, la sacudida fue tan enérgica que a todos nos dejó movidos: física y emocionalmente.

Para algunos su mundo entero colapsó, se quedaron sin nada material o, más fuerte aún, perdieron a seres queridos. Esos que perdieron mucho están en nuestras mentes y oraciones todo el tiempo, nos hemos volcado en ellos, hemos salido a llevarles alimentos, ropa, juguetes, hasta les hemos ofrecido nuestras casas; Algunos otros incluso han dejado de lado su vida para entregarse de tiempo completo a las labores de rescate. Para ellos todo mi respeto y agradecimiento.

¿Y ante tanto dolor y tragedia, qué hago con mis emociones atoradas? A mí, que mi mundo también se sacudió, a mí, que el temblor me asustó tan terriblemente que algunas noches no logro conciliar el sueño completamente, que ante cualquier ruido me paralizo, escucho atentamente y agradezco que no sea la alarma sísmica. Yo también estoy afectada pero ante las circunstancias nacionales me avergüenza expresarlo y  hasta reconocerlo.

Definitivamente no soy la única, a mi alrededor muchos como yo estamos con estas emociones atoradas y con pena de expresarlas. Ante las condiciones queremos enfocarnos en pensar que no pasó nada y en el para qué de esta experiencia, pero no quiero pasar al futuro sin haber procesado el presente.

Y aquí estoy, expresando este susto, este miedo; mis lágrimas fluyen reconociendo que a mí también me tembló, que por momentos aún tengo temor de que la tierra vuelva a expresarse y no, no es egoísmo, es solo permitirme ser y ser consecuente con que solo yo, estando bien, puedo  ofrecer lo mejor de mí al mundo.

¿Y si reconoces tus emociones?

¿Y si sí…?

A mi también me tembló

 

6 thoughts on “A mí también me tembló

  1. No he tenido de otra que recurrir a un constante ejercicio de sacar la cabeza del pensamiento negativo… o si me entra lo negativo, el miedo, la tristeza, rápidamente me doy permiso a estar de luto. De luto por todo lo que hemos visto, por el dolor de personas desconocidas, aún más por las conocidas… en fin… gracias a Dios que el trabajo nos ocupa la mente… gracias por compartir!

    1. Gracias Eri, también ayuda pensar y enfocarte en lo que si hay, como colaboración, compasión, entrega y actuar en consecuencia, gracias por compartir, abrazos!

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.