1´er aniversario

Hace un año, después de meses de tener la idea de escribir un blog sobre historias y reflexiones en lo cotidiano, finalmente me atreví a publicar mi primer post.

La idea se materializó de a poco, hacía muchos más años que quería escribir un blog, pero no sabía de qué. Después se me ocurrió el concepto, pero seguía posponiéndolo ya que pensaba que me estaba exponiendo a ser criticada por otros: que si por mi forma de escribir, que si mi idea era muy mala, que si el contenido no era importante. Hoy celebro haberme atrevido ya que este año en el que he escrito 57 posts ha sido un año de muchos descubrimientos, aprendizajes y alegrías.

He descubierto, por ejemplo, que me encanta escribir, de lo cual no tenía ni idea. Había escrito trabajos en la Universidad, documentos para la maestría, montones de presentaciones y redactado políticas y procedimientos en mi trabajo, pero nunca lo había intentado solo por gusto o como oficio. Me he sentido tan bien que ya tengo en mis futuros proyectos escribir un libro.

He aprendido que esto también implica disciplina y dedicación. Trabajar por tu cuenta, me parece implica el primer reto de organizar tu tiempo y de cumplirte. Hay días en los que la inspiración no llega. Sin embargo, toca escribir y ejercer el oficio, y cumplir con mi compromiso de publicar cada semana. Hubo momentos en que no lo logré o lo ignoré, pero desde hace meses lo hago puntualmente.

Y alegrías como cuando me escriben o me encuentro con algún amigo y me habla de que cuando leyó tal o cual post le hizo pensar en… eso es música para mis oídos. El propósito de este blog es esta reflexión en la rutina diaria, en ese minuto a minuto en que transcurre la vida, darnos cuenta de algo que si modificamos o potencializamos nos lleva a vivir en gozo.

En el recuento identificó que mi mayor mérito fue ATREVERME, así en mayúsculas, por todo lo que implicó. Siento que fue como cuando sabes que el agua de la alberca está fría y en un momento de valor contienes el aire, te aprietas la nariz con la mano y te avientas el clavado. Así yo, esta proximidad a los cincuentas me ha traído una gran conciencia de que no quiero llegar a cierta edad y arrepentirme de no haber hecho algunas cosas, que claro que toca pensarle y planearle un poquito, pero que en un momento hay que aventarse.

De hecho, veo que mi proyecto próximo de #50enlos50tas está lleno de atrevimiento, eso me emociona y me inspira a continuar en este camino que aún no tengo certeza de a dónde me llevará más que está siendo muy gozoso caminar.

¿Y sí te atreves?

¿Y si…sí?

P.D. Y como todo cumplimiento de metas merece celebrarse,  para este primer aniversario estoy regalando la Guía del Gozo en tus metas al suscribirte al blog por correo.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.