Reseña tres #elgozodetableforone: Belthazar en Sudáfrica

Este año tuve la fortuna de conocer Sudáfrica. Emprendí el viaje en solitario por lo que muchas de las comidas las hice sola; por el propio trajín del viaje no tuve oportunidad de saborearlas como una cita conmigo, hasta que llegué a Ciudad del Cabo y teniendo el tiempo y la posibilidad decidí cenar en Belthazar.

Nuevamente confirmé que, en mi mente, cenar sola cuando salgo de viaje no me genera conflicto. Una vez seleccionado el lugar, pedí mi mesa con toda la confianza y decisión, por lo que el trato hacia mí en el lugar fue el mismo. Con toda la calma revisé el menú y su extensa carta de vinos, le pregunté al mesero cuáles eran sus recomendaciones y decidí que para un buen maridaje del Pinotage que había seleccionado le iría bien unos medallones de carne de res.

Mientras degustaba mi vino y apreciaba a los otros comensales, notaba que yo me sentía muy a gusto en el lugar, por lo que retomé el pensamiento de cómo al viajar me es aceptable cenar sola y en mi propia ciudad me resulta complicado.

Honestamente no sé de dónde venga esa idea, pero es eso una idea que por igual me abre y cierra puertas o posibilidades. Al parecer, la geografía y el entorno hacen una gran diferencia en este tema. Cuando pude ver con claridad esta dualidad, me pareció un poco sin sentido.

Belthazar pic

El mesero amablemente me sirvió pan con mantequilla y un dip de la casa que era una exquisita mezcla de carne molida con especies y algo de salsa roja. Al darle la primera mordida al pan y descubrir sus sabores supe que mi elección de restaurante había sido buena, en mi opinión este primer contacto con la comida del lugar te indica que esperar del mismo.

Antes de que llegara mi exquisita carne que le iba muy bien al vino y habiéndome dado cuenta de que esa idea me estaba poniendo trabas en mi ciudad, empecé a pensar en otras ideas que albergo en mi mente en forma de creencias que también me están limitando y que quizá ya es momento de cambiar. A ti ¿se te ocurre alguna?

Winepatrol: el vino fue un Pinotage premiun de la zona de Wellington. Curiosamente, a pesar de tener una carta de vinos muy extensa, no tuve la oportunidad de ver la botella y conocer la etiqueta. Esta uva es emblemática de Sudáfrica tiene notas de tierra, frutos rojos y algo de pimiento. Sin embargo, en mi boca le falta potencia. Para quienes disfrutan de vinos más ligeros esta uva es una excelente opción.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.