Cumplí 50 muy bien acompañada

Para iniciar con los festejos de mis 50tas organicé una reunión en la que originalmente convocaría a 50 personas, al final fueron un poco más. Si a mis veinte años hubiera pensando en esta celebración nunca hubiera imaginado que reuniría a tantas personas a celebrar esta nueva vuelta al sol conmigo.

Cómo comentaba en el post anterior mi timidez y sensación de no ser adecuada tuvo un fuerte impacto en mi vida social. Ni siquiera es que me costara hacer amigos, es que no era capaz de entablar conversaciones que llegaran en algún momento a convertirse en amistad.

A mi festejo llegaron muchos amigos y con orgullo puedo decir que todos ellos entrañables. ¿Cómo llegue a esto? Me pregunté el día después de la fiesta, ¿cómo he logrado crear relaciones de cariño mutuo con tantas personas?

Esto me ha dado pie para darme cuenta de mi evolución y camino de crecimiento. Muchos años de trabajo personal, de ese viaje interior han logrado que hoy me acepte y me ame, lo que permite que otros lo hagan conmigo.

Y es que cuando me sentía inadecuada y que algo había mal en mí construí un muro para no dejar pasar a nadie, yo sola me cerré a la posibilidad de relacionarme con otros o peor aún, me relacionaba solo con aquellos que me confirmaban que algo no estaba bien conmigo.

Se que muchos se pueden confundir entre amarse y ser narcisista, yo aquí hablo de amor genuino y real hacia uno, ese en el que te das cuenta de que a veces te equivocas o no lo estás haciendo bien y haces cambios amorosos. Si yo empiezo por aceptarme y amarme a mí, a mi vida se acercarán los que lo hagan igual.

He de confesar que aún en ocasiones me asaltan dudas, que a veces aún me crítico duramente y hasta me trato mal. Solo que ahora me doy cuenta y hago cambios o modificaciones. Incluso a veces el mismo entorno me trata mejor de lo que yo lo hago y regreso a tratarme bien.

Lo bello de esto es que cuando has aprendido a aceptarte en consecuencia sabes aceptar a otros, así como son, así completos, lo que me ha llevado a abrirme a relacionarme con otros, como con todas las personas maravillosas que me acompañaron y que quiero profundamente y muchas más con las que interactuó día a día.

Así que hoy con gozo puedo decir que cumplí 50 muy bien acompañada.

¿Y si empiezas por aceptarte?

¿Y si…sí?

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.