Déjate caer

El mejor consejo que me dio un amigo cuando patiné en hielo por primera vez fue: déjate caer la caída es parte del proceso de aprendizaje del patinaje. Cuando me lo dijo reí y pensé, ojalá se equivoque y a mí no me pase.

Sin embargo, desde que llegué a la pista podía sentir el miedo manifestándose en forma de rigidez en todo mi cuerpo, una vez que estuve con los patines en el hielo me agarré al barandal lo más fuerte que pude y antes de dar un paso me aseguraba de seguir bien detenida. Cuando llegó la inevitable primera caída las partes en la que más me impacto el golpe fueron el hombro y el brazo, y claro si estaba muy enganchada al barandal. En ese momento todavía no podía ver que si me hubiera soltado en cuanto perdí el equilibrio no me hubiera lastimado tan fuerte.

Después de un par de vueltas (y caídas) me acordé de lo que me dijo mi amigo, así que la siguiente vez que sentí que me desestabilizaba, me dejé caer. Caí boca arriba cuan larga soy (o quizá más bien corta por aquello de mi poca estatura) viendo al cielo y a la luna, me dio mucha risa y así con todo y risa me paré. Curiosamente esta caída fue la que me dio confianza para separarme y experimentar la patinada en hielo. 

La siguiente caída, ya con la confianza adquirida y el aventurarme a hacer trayectos más largos, llegó sin darme cuenta y nuevamente me deje caer. Esta parte se repitió un par de veces pero al final conseguí probar el patinaje en hielo, una experiencia que había pospuesto varias veces, en mi vida justo por el miedo a caerme y hacerme daño. Sí, salí con un par de golpes, pero nada que no desapareciera en los siguientes días.

Y me doy cuenta de que así en mi vida cuando quiero iniciar cosas nuevas, estoy tan preocupada del fracaso (caerme) que no me atrevo a lanzarme y me sigo aferrando al barandal de lo conocido, de eso que es seguro y no implica riesgos.

Así que ahora en mi carrera de Coach de Vida me estoy soltando del barandal, aventurando a probar como es patinar en esta pista que estoy conociendo, al fin que ahora que comprendí que las caídas son parte del aprendizaje de la vida, ya no hay temor a la mismas pues sé que me puedo levantar con la confianza de que lo estoy intentando en lugar de seguir aferrada al mismo lugar.

¿Y si te sueltas?

¿Y si…sí?

PD: por si no lo has visto te dejo el vídeo de YouTube en el que comparto en imágenes mi experiencia de patinar en hielo, obvioooo no salen las caídas ya que estaba en el suelo como para documentarlas je.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.