Solo son ideas y las ideas se pueden cambiar

La primera vez que viajé sola estaba tan atemorizada que esa noche al cerrar la puerta del baño me asusté muchísimo de ver a una persona en mi habitación, mi grito inicial se convirtió en risa nerviosa cuando descubrí que a quien había visto era a mí… reflejada en el espejo.

Con apenas 23 años, en un viaje de trabajo en una ciudad cercana en esa primera noche no pude dormir, invadida por el miedo pensé muchas cosas, pero en ninguna de ellas se me ocurrió que algún día sería una viajera experta en solitario o que trabajaría como independiente.

Pasaron muchos años más para que me animará por iniciativa propia a hacer un viaje sola por el gusto de viajar, pero una vez que empecé le agarré el gusto y no he parado, ya les había contado como es que viajar sola me gusta y cómo es que me he convertido en mi mejor compañera de viaje.

Durante 30 años, en el terreno profesional como Contadora Pública he sido empleada en un par de empresas, todavía hasta hace unos años no imagina que hubiera una forma diferente de desarrollarse y obtener recursos. Cuando me certifiqué como Coach en 2014 descubrí una nueva pasión en mi vida a la que me quería dedicar en la segunda mitad de mi vida.

Cuando lo descubrí, en mi mente tuve que abrir nuevas formas de pensamiento, no fue sencillo, pero de a poco me fui imaginado que esta nueva profesión la desempeñaría en lo independiente. Comencé a impartir mis primeros talleres y procesos de Coaching que me generaron recursos económicos y me confirmaron mi idea de que era posible.

Hasta el año pasado creía que todos los cursos y sesiones las haría de forma presencial, sin embargo, no solo descubrí que existe todo un mundo de posibilidades en línea, sino que yo misma lancé mi primer taller El Viaje del Gozo y acompañé a entusiastas personas en sus primeros procesos de Coaching desde una computadora de forma remota. Ahora tengo la certeza de que puedo acompañarte en tu camino de crecimiento sin importar donde te encuentres geográficamente.

Estas son evidencias en mi vida de que sólo son ideas y que las ideas se pueden cambiar, el reto es abrir la mente, ser curioso y rodearte de quienes ya lo han experimentado y cuentan con la mentalidad para hacerlo. Escribo esto para compartirlo contigo y para yo tenerlo muy presente, particularmente en las siguientes semanas.

A partir del viernes 12 de abril inicio mi camino independiente de tiempo completo, por cuestiones de empresa dejo de trabajar para la compañía en la que colaboré por más de 20 años, lo que está siendo el impulso final para lanzarme de lleno a mi nueva pasión, justo a mis 50 años empiezo esta aventura lo que para mí es una señal de que es el momento perfecto.

Seguramente me encontraré con que algunos de mis viejos pensamientos no son compatibles con este nuevo camino, así que tocará diseñar nuevas rutas en mi cerebro, generar nuevas ideas y con ello nuevas posibilidades, en solitario o con la ayuda de un Coach. Tal y como lo he hecho en el pasado.

¿Y si cambias un pensamiento?

¿Y si…sí?

A partir de la siguiente semana abriré nuevos horarios para procesos de Coaching, si estas atorada con pensamientos que no te permiten llegar a dónde quieres ir o te sientes estancada, escríbeme aquí estoy segura de que puedo ayudarte.

2 thoughts on “Solo son ideas y las ideas se pueden cambiar

  1. Brindo por tu nueva etapa, estoy seguro será Expansiva y luminosa pues has trabajado para ello.

    Celebro esas fuerte idea que no se enseñan este tiempo de la humanidad, que nos dice que siempre podemos ser más de lo que hemos hecho o de lo que creemos que somos. Tus palabras muestran lo hermoso de cambiar… ¡Gracias!

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.