El tiempo vuela

La semana pasada llevé a mi gatita a la veterinaria, ella goza de muy buena salud por lo que las visitas médicas son anuales para sus vacunas y revisar que todo siga bien, de camino recordaba la visita anterior con mucha claridad, pude incluso, recordar casi integra la conversación que tuve con el veterinario, quien al verme se sorprendió, ambos tuvimos que revisar la cartilla para constatar que había pasado un año, sí un año, porque nuestra sensación era que la visita anterior había sucedido hace poco.  

Cada domingo a una cuadra de mi casa montan un mercado sobre ruedas, alrededor de las seis de la mañana me despierta el montaje de los puestos, entre sueños, me doy cuenta de que ha pasado una semana más y otra, hasta haber concluido el 2019.

Siento que el tiempo vuela y no soy la única, acá en México decimos que una vez que pasan las fiestas patrias de septiembre, el resto se va volando, por lo que es común que estos últimos meses todos nos digamos lo mismo una y otra vez y que nos preguntemos ¿a dónde se nos fue el año?

Sé en qué anduve, que vivencias y aprendizajes pasé, viví bastante a gusto mis casi nueve meses de sabático, pero aún siento que se me fue el tiempo sin haber tenido algunas experiencias, que, en ocasiones aún dije que no tenía tiempo o que pospuse algo pensando que habrá mucho más tiempo para hacerlo, lo cierto es que hoy es lo más joven que estaré de aquí al resto de mi vida.

Estoy segura de que lo que aquí te comparto lo has escuchado mucho, este es solo un atento recordatorio a que VIVAMOS, a que este año que empieza no dejemos experiencias en el tintero, que veamos y convivamos a las personas que queremos, que les digamos cuanto las apreciamos, que si no estamos viviendo la vida que queremos, tomemos acciones que nos acerquen a ella y lo más importante que estemos presentes en nuestras vidas, que no entreguemos nuestra vida a un celular, a una serie, a una preocupación o al drama y nos perdamos de ser testigos de nosotros y de lo que vivimos

Una invitación a que usemos el tiempo con sabiduría siempre habrá cosas que urgen, particularmente de otros, pero que si no nos tomamos en serio y establecemos nuestras prioridades, cuando nos demos cuenta, no sabremos donde estamos, recordemos con humor que la mala noticia es que el tiempo vuela, la buena, es que tú eres el piloto.

¿Y si vivimos presentes?

¿Y si…sí?

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.