Sólo yo

Cada miércoles, en la clase del taller literario compartimos los textos que escribimos durante la semana, confieso que hubo varios días en que me dio pena leer los míos, al escuchar los relatos de cada uno de mis compañeros reí, lloré, hasta miedo sentí, muchas veces pensando que nunca podría escribir como ellos y es verdad.

Por supuesto que bajo mi parámetro de la maldita comparación de la que ya te había contado aquí me sentí menos, luego platicando con Mosqui co-fundadora de Te de Querer, el espacio que me acogió y guio en esta aventura, me dijo —yo nunca podría escribir como tú— no miente y eso que ella ha escrito una novela que moverá a todo el que la lea.

Es cierto nunca podré escribir como mis compañeros, ni ellos como yo, ni mejores ni peores, cada uno desde su bagaje e historia tienen una visión y estilo para escribir sus relatos. Claro que existe rigor en la escritura, técnica que la llaman, y que todos tenemos algo importante que decir, pero más allá de eso no hay forma de compararnos.

Sólo yo podría escribir mi libro en la forma en que lo hice, empezando porque es un memoir en el que cuento mi historia, pero, aunque se tratará de otro tema sería igual, uno es como todo en la vida, en mi caso mis textos son francos con un toque de humor, porque así me gusta conducirme en la vida, tocó temas dolorosos, pero también hay mucho disfrute y unas ganas inmensas de salir adelante.

En este mundo competitivo en el que existen muchas personas que hacen lo mismo que tú y que yo, sólo nosotros podemos hacerlo a nuestro modo, esa es una razón suficiente para lanzarnos a hacer aquello que por temor o por creer que no hay nada nuevo que aportar nos hemos detenido, así que atrevámonos.

En la ventanilla el Sr. Raymundo recibió mis formatos para el trámite de registro de derechos de autor, al leer en voz alta el título de mi libro y decir —¿es una autobiografía?—  por primera vez desde que empecé a escribir hinché el pecho, levanté la barbilla y con las más grande de las sonrisas respondí —Sí, es la historia de mi vida— con un orgullo que nunca había sentido, una lágrima indiscreta mojó el formato delatándome como novata y por la certeza de que sólo yo pude haber escrito eso.

¿Y si sólo tú…?

¿Y si…sí?

Si quieres trabajar para encontrar tu estilo único, agenda aquí una vídeo sesión de valorización para el programa de Coaching para el gozo donde te puedo acompañar a descubrirlo y trabajar con él o si quieres recibir el post de la semana junto con más información puedes suscribirte aquí.

Author: Coach Adrix

Soy Coach Adrix y te guío al viaje más fascinante: ir a tu propio interior para reconciliarte contigo, conectar con el gozo de sentirte a gusto siendo tú y disfrutar la vida que has creado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.