Confiar en mí

Aun frente al Potala (palacio de Lhasa, Tíbet) no me la creía de haber llegar a ese lugar. En mis veintes, por casualidad, leí un libro que narraba como el Dalai Lama había escapado de ahí, tras esa lectura me fasciné con los tibetanos y devoré cuanto texto encontré al respecto.  En mi mente ese era un lugar lejano y de acceso complicado al que ni siquiera imaginaba conocer.

Tan fuera de mi mapa, que cuando se me presentó la oportunidad ni lo pensé. Al hablar con la agencia de viajes para concretar mi viaje a la India en el 2012 me contaron de una extensión a ese lugar, la cual, sin considerar, rechacé. Hubo necesidad de que una amiga me abriera los ojos a la posibilidad y refutara todas mis oposiciones para que me animara a concretarlo.

Ojalá tras ese viaje hubiera ampliado mis horizontes hacia lo que me era posible en lugar de enfocarme en todo lo que no, he tardado un poco más y todavía hay días en que me lo tengo que recordar.

Creer para crear le llaman. Y no, no hablo de que por decretarlo va a suceder, me refiero a que primero requerimos que en nuestra mente sea posible, que exista confianza en nosotros de lo que somos capaces, sino, aunque pase la oportunidad no la veremos.

A mí no me enseñaron a confiar en mí, ha sido algo que he ido aprendiendo con el tiempo y por lo que he visto no soy la única, lo he visto en otros, esa es una de las razones por las que me gusta ser Coach porque parte de mi trabajo es ayudar a que las personas encuentren esos recursos que ya tienen y que necesitan para darse cuenta de que pueden hacerlo.

La belleza de confiar en mí es que no depende del afuera ni de las circunstancias y es de las pocas cosas en las que puedo tener injerencia y hasta algo de control, la cual, por cierto, en estos tiempos me ha ayudado mucho.

Descubrí que la incertidumbre que sentí al inicio de la contingencia no era lo que me generaba ansiedad y pensamientos catastróficos, era la desconfianza en mí, en que no sería capaz de salir adelante en esa situación. Una vez que logré apaciguar mi mente y emociones encontré paz y me concentré en lo que era capaz de hacer.

Estos son tiempos excelentes para mirar adentro, el afuera anda muy revuelto, la única forma de sostener mi paz interna es confiando en mí y con ello, en lugar de llegar a lugares lejanos por casualidad, ir porque así lo decido.

¿Y si confías en ti?

¿Y si…sí?

He abierto un par de espacios para el programa individual “Ruta al Gozo”, si sientes que es para ti, aplica para tu visa al Gozo en este link.

O si quieres empezar con pequeños pasos el reto de 7 días para invitar al Gozo puede ponerte en la dirección que andas buscando, acá la información link, empezamos el 1 de julio.

Te comparto el vídeo de la semana pasada donde platiqué de reconocernos en las crisis, usar estos tiempos para recabar información de nosotros.

Reconócete en las crisis – El Gozo en tiempos adversos

Author: Coach Adrix

Life Coach, Coach Ejecutivo y Team Coach - Viajera empedernida - Embajadora del Gozo n

2 thoughts

  1. “Creer para crear le llaman” Que bonito y necesaria esta lectura, eres una coach fantástica.
    Me ha encantado leerte en todas tus entregas escritas, esta la comento porque además de ser grata me sacó una sonrisa por lo curiosamente oportuna que es!
    Te abrazo querida,
    Gracias por darnos tus lecciones e historias.
    Sigue haciéndolo!

    1. Qué alegría que te haya resonado en el momento perfecto, así las casualidades de la vida. Gracias por comentar. Te mando abrazos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.