Promesas incumplidas

Corríamos por el muelle viejo de Bagan en Myanmar intentando no perdernos el atardecer y el barco que nos llevaría a recorrer el rio Irrawady, aún con las prisas miramos de reojo a las vendedoras ambulantes que apresuraban su paso para mostrarnos sus mercancías, a varios integrantes del tour nos interesó lo que mostraban, pero al no contar con tiempo para detenernos se nos hizo sencillo prometerles que a nuestro regreso les compraríamos. Ya en el barco, en la distancia nos seguían repitiendo que después y nosotros expresábamos que sí.

Desconocíamos que después del recorrido nos llevarían a una pequeña isla a cenar bajo las estrellas, por lo que nos sorprendió que dos horas y media después, al desembarcar, las vendedoras estuviéramos esperándonos. Pasado ese tiempo y bajo la obscuridad la mayoría de nosotros habíamos perdido el interés en los productos e intentábamos pasar de largo, pero ellas no lo permitieron, con mucha claridad nos reclamaron que estaban ahí porque nosotros dijimos que les compraríamos después.

Ellas tenían razón, tomamos a la ligera que les habíamos dado nuestra palabra de comprar y no la estábamos cumpliendo. Pase de largo sin comprar y sin honrar mi palabra, mi cabeza siguió girando sobre las veces que hago lo mismo.

Y no hablo de esos compromisos de asistir a una conferencia, hacer un pago o presentarse a una cita, esos los desempeño con cabalidad, me refiero a en lo cotidiano, a esos pequeños donde a tientas y locas digo que llamaré, que compartiré una información, que investigaré de lo que me platicaron y no lo hago.

Incluso conmigo, cuando me digo que haré tal o cual cosa y no la hago, estoy incumpliendo mi palabra y el hacerlo me resto credibilidad frente a otros y frente a mí. Me parece que el asunto es no tomármela a la ligera, pensar sobre los compromisos verbales que hago para asegurarme de que los voy a cumplir, (pensar antes de actuar dicen). Puede sonar como algo frívolo, pero al trivializarlos corro el riesgo de incrementarlas y afectar mis relaciones.

Es curioso, que en ocasiones yo me quejo de las promesas incumplidas de otros hacia mí, y como dice Louise Hay “Si no te gusta lo que estás recibiendo, revisa lo que estás dando”, por lo que después del incidente del viaje me estoy dando a la tarea de pensar antes de comprometerme y prometer solo lo que voy a cumplir, para elevar mi credibilidad y generar confianza a mi alrededor y conmigo, congruencia le llaman.

¿Y si honras tus palabras?

¿Y si…sí?

Author: Coach Adrix

Life Coach, Coach Ejecutivo y Team Coach - Viajera empedernida - Embajadora del Gozo n

2 thoughts

  1. Afortunadamente, si.. a mucha gente le moletas que le dé un no directo… pero a la larga, ven que cumplo cuando les digo que sí o un después… prefiero un ceño fruncido por un rato que una duda de si cumpliré mi compromiso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.