Cambios, cambios

Si lo único constante en la vida es el cambio, ¿Cómo es que le tenemos tanto miedo? Nos pasamos la vida persiguiendo metas y cuando las alcanzamos nos aferramos a quedarnos en ellas. Cuando obtenemos el trabajo, la casa o la relación perfecta, nos ilusionamos con que permanezca igual en el tiempo. Incluso, por empeñarnos … Continue reading Cambios, cambios

Llegar a los 50 y empezar a envejecer

Hay días en los que temo envejecer, es una preocupación un tanto ilógica ya que es inevitable, es más si corro con suerte viviré para verlo. Cumplí muy contenta cincuenta años, tan contenta que hasta diseñé un festejo que durará todo el año. Me siento en plenitud de vida, con libertad, proyectos y acompañada de … Continue reading Llegar a los 50 y empezar a envejecer

Canas libres

Hace seis meses que no me tiño el cabello. No recuerdo cuando fue la primera vez que lo hice con el propósito de ocultar las canas, pero al menos llevaba doce años haciéndolo.  A lo largo de mi vida experimenté coloreárme el cabello por puro gusto, hasta llegué a ser rubia (que me lucia más … Continue reading Canas libres

No me comparo

El pasado febrero la actriz Jennifer Aniston y yo cumplimos 50 años. Ella para festejarlo salió en la portada de la revista Harper Bazar en toples luciendo su espectacular figura. Todas las revistas alaban su cuerpo y su hermoso rostro sin signos de envejecimiento.Compararme con ella bajo esos estándares me hace lucir mal y hasta … Continue reading No me comparo

Si hay duda, no hay duda

Me miré de frente en el espejo pensando que la blusa que me estaba probando era linda, pero no estaba segura de que me sintiera a gusto en ella. ¿Quizá es la talla?, me probé otra, pero surgió la misma incertidumbre. En ese momento recordé que cuando hay duda, no hay duda así que con … Continue reading Si hay duda, no hay duda

Aprendí a llorar

Cuando tengo ganas de llorar mi primer impulso es reprimirlas. La primera vez que jugué basketball fue en el jardín de mi casa en el que mi papá muy entusiasta había montado una canasta. El día que llegó con el balón armó el partido con mis hermanas, yo que siempre he sido un poco torpe … Continue reading Aprendí a llorar

Sin ganas

Sin confundirme hablo de una sensación pasajera, cuando el sin ganas es una constante en la vida es momento de ver a un profesional y evaluar una posible depresión. Yo hablo aquí de esos días en los que mi cuerpo me pide una tregua para fluir, para procesar el cúmulo de emociones que traigo atoradas en este periodo de mi vida y que no me había permitido sentir.

El viaje interior

Parada en la mitad del mundo en el Ecuador latitud 0, con un pie en el hemisferio sur y otro en el hemisferio norte me sentí en mi centro y a gusto conmigo, de alguna forma la gravedad del lugar me ayudaba , pero siendo honesta conmigo reconocí que esa misma sensación la he tenido en otros momentos de mi vida.

A veces las estructuras colapsan

Al ver las imágenes de la aguja y el techo caer pensaba que a veces las estructuras, incluso las mas antiguas, bellas y fuertes colapsan. Según los reportes iniciales la parte medular de la construcción se mantuvo y habrá posibilidad de reconstruirla.

Miniguía para disfrutar del #gozodetableforone

odavía hay momentos en las que me da pena comer sola. A pesar de que desde el año pasado me anime a compartir mi proyecto del #gozodetableforone para inspirar a otras personas a pasar tiempo con ellas, hay ocasiones en las que mi diálogo interno me traiciona.

Con mis virtudes y defectos

Sí, mis amigos y familia me quieren, así como soy con virtudes y defectos (sonó como canción je).

Sonríe, sólo sonríe

Qué bonito llegar a un país y que cuando te bajes del avión todas las personas te reciban con una sonrisa y un “bienvenida a Guatemala”. Francamente eso lo pone a uno de muy buen humor, me hicieron sentir como si me estuvieran invitando a pasar a su casa. De momento no puedo recordar algún otro lugar donde me pasara algo similar.

Harta de asumir

El común denominador de estas historias es que ambas partes asumimos

No, no estoy igualita.

Por una cuestión de genes familiares luzco unos años menor a los que tengo #almost50 por cierto, es muy común que cuando la gente me ha dejado de ver un tiempo y me encuentra me dice “pero si estas igualita” yo sonrío tímidamente y doy las gracias, luego quieren saber mi secreto a lo que … Continue reading No, no estoy igualita.