Aprender a estar solo

Y disfrutar de tu compañía

Aprender a estar solo

En la cena de Navidad saqué la vajilla que me heredó mi abuela. Descorché un vino que había comprado especial para la ocasión y serví con elegancia los 5 tiempos del menú de la noche. Ataviada con un bonito vestido me senté a cenar sola. Para el fin de año me enfundé en mi pijama favorita. Me serví un baileys en las rocas y al son de las campanadas me comí las doce uvas que marca la tradición. En cuanto terminé de comérmelas apagué la luz y me quedé dormida. Ambos días disfruté mi compañía.

Si estas escenas fueran de una película de Hollywood se ambientarían con música triste. Sería el momento de mostrar cuando la protagonista toca fondo. Para luego lanzarse a la búsqueda de una pareja con la que pueda vivir el “felices para siempre”.

Por el contrario, en mi caso, además de haber música muy alegre, me sentía muy contenta de estar celebrando estas fechas conmigo. Acorde con los tiempos de pandemia me quedé en casa. Lo que en otro tiempo hubiera sido motivo de sufrimiento, llanto y desolación, ahora fue una gran celebración.

La soledad tiene mala fama. Entre otras cosas se le asocia con tristeza y como algo que pasa por no tener otras opciones, porque no te quedó de otra. Curioso, ya que ni estas solo, estás contigo, y es una maravillosa oportunidad para disfrutarte.

Claro que para llegar a ello hay que aprender a estar solo. La desolación aparece cuando nos disfrutas tu compañía y se puede sentir incluso estando con otros. De niña la sentí muy seguido como un vació en la panza que buscaba llenar con comida o refrescos y eso que estaba rodeada de mis papás, hermanas y abuelos.

De adulta esa sensación me siguió siendo frecuente y por mucho tiempo la intenté acallar con atracones de comida. Nadie quiere estar con alguien que no le gusta o le cae mal y eso era lo que me pasaba a mí. El ruido interno era tal que me afané en anularlo.

Hasta que aprendí a estar sola. ¿cómo lo hice? Mira te puedo dar varias recomendaciones o fórmulas, si echas un ojo en Google encontrarás 297,000,000 resultados. Estoy segura de que la mayoría funcionan. Ahora que si quieres que esto sea un aprendizaje sostenido en el tiempo hasta llegar a disfrutarte hay que trabajar en la relación contigo.

Hay que echarse un clavado para descubrirse, conocerse y gustarse y eso lleva tiempo. A veces hasta resulta doloroso. Eso sí, te garantizo que el viaje interior es el más fascinante y que no hay mayor Gozo que estar contigo.

Los beneficios son tantos que te vuelves selectivo y no te rodeas de cualquiera. Encima la relación que tienes contigo marca la tónica de todas tus demás relaciones. Por fortuna ahora existe mucha información a un clic de distancia además de que se ha normalizado el tener un terapeuta o Coach. Ahora que estamos empezando un ciclo este puede ser un buen propósito de año nuevo.

¿Y si aprendes a estar contigo?

¿Y si…sí?

Si te gusta el blog te invito a suscribirte a la comunidad de Gozanas. En la que cada semana recibes en tu correo una misiva con contenido exclusivo para suscriptores. Juntas, además de construir comunidad, ahondamos en lo que es Gozo y en estrategias para conectar con el Gozo de ser tú. Aquí puedes suscribirte link.

Author: Coach Adrix

Soy Coach Adrix y te guío al viaje más fascinante: ir a tu propio interior para reconciliarte contigo, conectar con el gozo de sentirte a gusto siendo tú y disfrutar la vida que has creado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.