Aprender a estar solo

Y disfrutar de tu compañía En la cena de Navidad saqué la vajilla que me…

Estamos conectados

Si algo nos ha dejado claro el bicho que ronda entre nosotros, desde hace casi…

El 2020 ha sido un buen año

Un buen año para sacarnos del piloto automático en el que la mayoría acostumbrábamos a…

Es lo que es

Es lo que es

Aceptar nos conecta con la paz En una junta con un jefe estadounidense discutíamos acaloradamente…

¿A quién sigues?

¿A quién sigues?

El Gozo de la tristeza

El Gozo de la tristeza

El duelo de la vieja normalidad

La vida de todos ha cambiado y aunque nos cueste reconocerlo este cambio será para…

Que la muerte me encuentre viviendo en Gozo

Que la muerte me encuentre viviendo en Gozo

¿De qué te alimentas?

qué dejas entrar en tu vida

¿Dónde está mi atención?

La falta de concentración Algunos días me siento a ver una serie mientras reviso las…

La vida es movimiento

Y el día que el movimiento se acabe es porque se nos acabó la vida.…

Soy escritora

“Historias en calcetines” es una realidad. Me alegra ser parte de esta antología de cuentos y relatos curados por Marly y Mónica, dos talentosas mujeres con una hermosa misión: impulsar escritores y cumplir sueños. A ambas les agradezco por cobijarme y alentarme a escribir la historia de mi vida.

¿Qué haces repetidamente?

¿Qué haces repetidamente?

Necesitamos unas 10,000 horas para considerarnos maestros en una habilidad. Algunos idealizamos dedicar ese tiempo…

El Gozo de las pequeñas cosas

Mi jardín se compone de un par de macetas, bueno ni siquiera creo que aplique…

Esto también pasará

Hace un año viví el duelo de dejar mi trabajo corporativo, tras treinta años de…

La Louis Vuitton que no estrené

Estos días en casa he pensado en las veces que he reservado algo para grandes ocasiones, en el pasado fui experta en eso de “para cuando…”

Las estructuras colapsan

Al ver las imágenes de la aguja y el techo caer pensaba que a veces las estructuras, incluso las mas antiguas, bellas y fuertes colapsan. Según los reportes iniciales la parte medular de la construcción se mantuvo y habrá posibilidad de reconstruirla.

Sonríe, sólo sonríe

Qué bonito llegar a un país y que cuando te bajes del avión todas las personas te reciban con una sonrisa y un “bienvenida a Guatemala”. Francamente eso lo pone a uno de muy buen humor, me hicieron sentir como si me estuvieran invitando a pasar a su casa. De momento no puedo recordar algún otro lugar donde me pasara algo similar.

Viajar acompañado te regala confianza

El año pasado viajé a Colombia en compañía de mi amiga Clau, también del club…

¿Para qué soy buena?

Hoy en el metro vi a un señor que pegaba un anuncio publicitario en la…

No sé

Tengo una malísima costumbre, siempre tengo una respuesta para todo lo que me preguntan (y…